Mandalas para el Equinoccio de otoño.


autumn Shirley in Pixabay

Justo antes que la oscuridad comience a ganar terreno a medida que avanza el periodo invernal hay un momento donde se presenta un equilibrio entre día/noche, luz/oscuridad:  durante el equinoccio de otoño.  A partir de este momento los días se irán acortando, las noches se harán cada vez más largas, el sol se verá cada vez menos y comenzará el frío!!!

En la antigüedad, este día se celebraba la cosecha final previa a la llegada del invierno, bendiciendo y honrando todas aquellas cosas que la tierra había ofrecido: el necesario sustento para poder sobrevivir a los fríos meses de invierno.

El equinoccio de otoño constituye un punto de equilibrio importante que nos prepara para la próxima etapa: internarnos en la oscuridad, pues solamente si nos adentramos en nuestra propia oscuridad interior para entenderla, aceptarla e integrarla podremos entrar en contacto con la luz y permanecer en ella. Por ello, prepararnos adecuadamente en este punto de inflexión es muy importante.

Simbólicamente, es un buen momento para recoger los frutos de la etapa previa, agradecer todo lo que nos ha ofrecido la vida, deshacernos de las cosas que ya no necesitamos (como hacen los arboles con las hojas secas en esta etapa) y equilibrarnos antes de adentrarnos en la etapa más oscura del año. Por ello, crear un Mandala es una buena opción para celebrar este día (que este año 2013 es el día 22 de septiembre) .

Prepara los materiales de dibujo con los que vas a trabajar. Siéntate cómodamente pero con la espalda recta. Cierra los ojos y focaliza tu atención en la respiración por unos minutos, luego lleva tu consciencia al  área del pecho y déjate llevar por lo que experimentes, por lo que sientas, fluye con ello.

Cuando estés listo, abre los ojos y traza el círculo para comenzar a crear un Mandala. Empieza por pensar en todo aquello que puedas agradecer y escribe: “Agradezco por …”, “Doy las gracias por …”. Intenta ser lo más preciso posible. A medida que lo escribes SIENTELO, REVIVE LAS SENSACIONES ASOCIADAS. Agradece de verdad, desde el corazón y con todo el cuerpo, no de forma mental. Déjate llevar, despierta tu creatividad: usa diferentes tipos de letra, tamaños, colores, trazos, incluye algún símbolo, etc. Recuerda que estas celebrando y honrando todas estas cosas, es una fiesta!!!!.  Además, aunque te cueste hacerlo, es muy importante que también incluyas aquellas circunstancias o eventos que consideras fueron negativos. Agradéceles el haber estado ahí  para enseñarte algo, incluso cuando aún no lo veas de esa manera!!!!.  Pregúntate: ¿Cuáles son los regalos que he estado recibiendo incluso sin darme cuenta?.

Cuando sientas que has concluido el Mandala, ponlo en un lugar desde donde puedas  verlo durante varios días para recordarte todo aquello de lo cual te sientes agradecido. Pero no lo guardes para siempre. Cuando estés preparado, quémalo en un ritual de purificación  y luego distribuye las cenizas en algún parque o jardín: estarás devolviendo a la naturaleza lo que le pertenece y el ciclo continuará!!!!!

Nota: este poderoso  ejercicio puedes hacerlo en solitario o acompañado por tu pareja, tu familia o un grupo de amigos.

Anuncios

2 thoughts on “Mandalas para el Equinoccio de otoño.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s