DESTELLOS DEL ALMA

Entradas etiquetadas como ‘beneficios de los mandalas’

¿Avala la ciencia los beneficios de los Mandalas?

ciencia y mandalas 2

El Mandala, vocablo sanscrito que significa “círculo sagrado”, ha sido usado desde hace miles de años por diferentes culturas como un instrumento de sanación basándose simplemente en sus experiencias y vivencias. Quien experimenta sus beneficios no necesita datos estadísticos ni fórmula matemáticas para comprobarlo!

Pero si, existen investigaciones científicas que demuestran los beneficios para la salud física y mental del trabajo con Mandalas.

Debemos el conocimiento y el uso de los Mandalas en occidente al visionario psicólogo suizo Carl Jung, pionero en el empleo de los mandalas como instrumento terapéutico. Comprobó la efectividad de la creación de mandalas no solo en sus pacientes, sino también experimentándolo en primera persona.  Concluyó que cuando se crea un mandala este es la expresión visual de la psiquis en ese momento, y destacó que el acto de dibujar un Mandala, además de sacar a la luz y mostrar el conflicto, también proporciona un sentido de orden e integración al mismo. De ahí su efecto calmante y sanador.

Por su parte, la arte-terapeuta Joan Kellogg integrando los descubrimientos y estudios de Jung con su propia investigación y experiencia durante varias décadas, desarrolló un sistema de evaluación para interpretar los mandalas que creamos según emergen en ellos ciertos patrones, colores, formas y configuraciones.

Sin embargo, los postulados de Jung han sido frecuentemente criticados por algunos de ser “demasiado místicos y poco científicos”. El primer intento por avalar científicamente la teoría de Jung sobre los mandalas fueron realizados en 1987 por Slegelis, pudiéndose demostrar con un grupo de estudiantes que dibujar dentro de un círculo les hacia experimentar toda una serie de efectos positivos que no notaban aquellos que dibujaron dentro de un cuadrado. Este fue el primer estudio en demostrar que efectivamente, la elaboración  de Mandalas genera un efecto calmante, relajante y sanador que induce una sensación de bienestar general.

Otro hito importante fueron los trabajos de DeLue con niños de entre 5-10 años al comprobar que después de cinco minutos de estar dibujando Mandalas se producía una relajación fisiológica medible con diferencias estadísticamente significativas en la actividad cardiaca y las variaciones de temperatura corporal de estos niños comparados con el grupo control que no realizaba esta actividad.

A partir de este momento, han sido mucho los reportes científicos que demuestran  los efectos positivos del empleo de los mandalas, por ejemplo, para mejorar la atención en personas con déficit de atención (Green y colb. 2013), ayudar a procesar conflictos interpersonales en adultos con discapacidad mental (Schrade y colb., 2011); aliviar el estrés y la ansiedad (Curry y Kasser, 2005; Walsh y colab., 2005; Sandmire y colab., 2012), y reducir los efectos del estrés postraumático (Henderson y colab., 2007). Incluso, se ha demostrado el efecto positivo que tiene el realizar alguna actividad artística (incluyendo la creación de mandalas) en la disminución de la ansiedad en personas que se encuentran al cuidado de familiares con cáncer (Walsh y Weiss, 2003; Walsh y colab., 2007), e incluso en los mismos pacientes que pasan por el proceso de diagnostico y tratamiento de cáncer. Por ello, algunas clínicas como Mayo Clinic emplean los mandalas como herramientas para ayudarlos en este proceso.

Existen sin embargo, algunos otros reportes que han intentado corroborar el efecto positivo de los Mandalas sin éxito aparente (Henderson 2012; Mann, 2013). Desafortunadamente, a pesar de que muchos de los participantes dijeron sentirse beneficiados en general cuando participaban en el proceso creativo, los resultados estadísticos no avalaron las hipótesis.

Cuando se analiza la metodología empleada no extrañan los resultados. Primeramente, se dan solamente 20 minutos para la creación o coloreado del mandala. Quizás este tiempo sea adecuado para la técnica de colorear, pero es insuficiente para crear mandalas, para lo cual se requiere de al menos una hora. Cuando entras en el proceso de creación el tiempo pasa a un segundo plano y existe solamente la sensación de estar ahí!. Esto genera  una cierta frustación en los participantes que posiblemente se refleje en los resultados del test de ansiedad. En segundo lugar, la actividad se realiza solo una vez y se evalúa el efecto inmediatamente al concluir el dibujo. Aunque se pueden obtener beneficios inmediatos como una mejoría en el bienestar general, el trabajo con los mandalas no es como tomarse una aspirina para aliviar el dolor de cabeza (incluso en estos casos, esperas al menos una media hora!). Y finalmente, hay que reconocer lo difícil que resulta evaluar parámetros de satisfacción y bienestar de forma que se puedan cuantificar.

Está muy claro que elaborar una metodología para este tipo de estudios puede resultar complejo, sobre todo contar con un número adecuado de personas sanas interesadas en colaborar y ofrecer su tiempo para ello. Sin embargo, considero que hay que seguir realizando esfuerzos para evaluar cuantitativamente los efectos positivos y los beneficios de la creación de mandalas para la salud y el estado de bienestar general.  Esto  contribuirá a que estas herramientas puedan ser usadas y aplicadas en sectores médicos para beneficio de todos.

Mandalas para el Equinoccio de otoño.

autumn Shirley in Pixabay

Justo antes que la oscuridad comience a ganar terreno a medida que avanza el periodo invernal hay un momento donde se presenta un equilibrio entre día/noche, luz/oscuridad:  durante el equinoccio de otoño.  A partir de este momento los días se irán acortando, las noches se harán cada vez más largas, el sol se verá cada vez menos y comenzará el frío!!!

En la antigüedad, este día se celebraba la cosecha final previa a la llegada del invierno, bendiciendo y honrando todas aquellas cosas que la tierra había ofrecido: el necesario sustento para poder sobrevivir a los fríos meses de invierno.

El equinoccio de otoño constituye un punto de equilibrio importante que nos prepara para la próxima etapa: internarnos en la oscuridad, pues solamente si nos adentramos en nuestra propia oscuridad interior para entenderla, aceptarla e integrarla podremos entrar en contacto con la luz y permanecer en ella. Por ello, prepararnos adecuadamente en este punto de inflexión es muy importante.

Simbólicamente, es un buen momento para recoger los frutos de la etapa previa, agradecer todo lo que nos ha ofrecido la vida, deshacernos de las cosas que ya no necesitamos (como hacen los arboles con las hojas secas en esta etapa) y equilibrarnos antes de adentrarnos en la etapa más oscura del año. Por ello, crear un Mandala es una buena opción para celebrar este día (que este año 2013 es el día 22 de septiembre) .

Prepara los materiales de dibujo con los que vas a trabajar. Siéntate cómodamente pero con la espalda recta. Cierra los ojos y focaliza tu atención en la respiración por unos minutos, luego lleva tu consciencia al  área del pecho y déjate llevar por lo que experimentes, por lo que sientas, fluye con ello.

Cuando estés listo, abre los ojos y traza el círculo para comenzar a crear un Mandala. Empieza por pensar en todo aquello que puedas agradecer y escribe: “Agradezco por …”, “Doy las gracias por …”. Intenta ser lo más preciso posible. A medida que lo escribes SIENTELO, REVIVE LAS SENSACIONES ASOCIADAS. Agradece de verdad, desde el corazón y con todo el cuerpo, no de forma mental. Déjate llevar, despierta tu creatividad: usa diferentes tipos de letra, tamaños, colores, trazos, incluye algún símbolo, etc. Recuerda que estas celebrando y honrando todas estas cosas, es una fiesta!!!!.  Además, aunque te cueste hacerlo, es muy importante que también incluyas aquellas circunstancias o eventos que consideras fueron negativos. Agradéceles el haber estado ahí  para enseñarte algo, incluso cuando aún no lo veas de esa manera!!!!.  Pregúntate: ¿Cuáles son los regalos que he estado recibiendo incluso sin darme cuenta?.

Cuando sientas que has concluido el Mandala, ponlo en un lugar desde donde puedas  verlo durante varios días para recordarte todo aquello de lo cual te sientes agradecido. Pero no lo guardes para siempre. Cuando estés preparado, quémalo en un ritual de purificación  y luego distribuye las cenizas en algún parque o jardín: estarás devolviendo a la naturaleza lo que le pertenece y el ciclo continuará!!!!!

Nota: este poderoso  ejercicio puedes hacerlo en solitario o acompañado por tu pareja, tu familia o un grupo de amigos.

Los Mandalas: círculos para el conocimiento personal.

inside_cactus
¿Crees que eres así? ¿Así es como te sientes?

Conocernos y explorar las potencialidades de nuestros talentos ocultos es imprescindible en un contexto como el actual, caracterizado por inmensos desafíos y cambios constantes.

No siempre somos conscientes de la gran diferencia entre saber acerca de nosotros y realmente conocernos. La mayoría de las personas confunden estos dos términos. Por ello, cuando les preguntas ¿quién eres? contestan definiéndose según edad, profesión, estado civil, estado de salud física, medios económicos, situación de vida, lugar de nacimiento, etc. Eso no es lo que eres, sino lo que tienes o lo que a ti te parece que tienes: pura ilusión y confusión!!

Y esto ocurre pues no siempre somos conscientes de nuestras reacciones a los estímulos externos, miedos personales, experiencias vividas, relación con el poder y apegos personales. Para cambiar estos patrones, rescatar nuestros talentos ocultos, exponerlos, conocerlos  y usarlos para descubrir nuestro poder y nuestro potencial, se requiere realizar un viaje hacia nuestro interior!!!

El proceso de creación de MANDALAS nos ofrece una forma efectiva para efectuar ese viaje sin interferencias de creencias limitantes, juicios, autocrítica, etc, pues ayuda en el análisis de nuestras opciones personales desde una perspectiva no contaminada por la mente ordinaria. Ello se debe a que contribuye a concentrar nuestra energía creativa en una actividad que nos permite centrarnos y explorar imágenes para la re-conexión con nuestra esencia. Además, ese lenguaje simbólico que se desarrolla permite que se manifieste de forma consciente información procedente de nuestro inconsciente, lo cual favorece alinearnos con nuestra sabiduría innata creando un importante equilibrio interno.

Cuando creamos Mandalas con intencionalidad, el círculo se convierte en el contenedor de nuestras ideas, y salen a la luz sentimientos, pensamientos, potencialidades, virtudes, etc, que se expresan mediante colores, figuras y símbolos que reflejan esas intenciones. Experimentamos como el desarrollo del Mandala se convierte en un viaje con un significado personal. Y mientras más profundizamos  en el proceso de creación, más potente será el resultado.

 Globo1
Así es como eres realmente!!!!!

Mandalas para ayudarnos a superar el estrés!!!

nube de palabras ESTRES

El término estrés proviene del campo de la física. Se refiere a la fuerza que se aplica a un objeto y que puede provocar que se deforme o incluso romperlo. Fue  a partir del siglo XIX que comenzó a utilizarse en medicina y en psicología, definiéndose de muchas maneras. Sus sinónimos son tensión, ansiedad, angustia, fatiga, agotamiento.

¿Qué es el ESTRES?. Sencillamente, es la respuesta que se produce al interactuar con un estímulo, la cual dependerá de los recursos de los cuales se dispone.

Pero ¿son los estímulos algo negativo?. Claro que no. Incluso antes de nacer, estando en el vientre de nuestra madre, ya experimentamos y respondemos a los estímulos externos. La vida se basa en ello: en responder a los estímulos externos que se nos presentan. Ser capaces de responder a ellos adecuadamente es lo que nos mantiene vivos!!!!

El problema no es el estímulo en sí mismo, sino en la manera como interactuamos con él, en como lo definimos (bueno o malo), en la importancia que le damos y en nuestra capacidad para adaptarnos o no a él.

Vivimos en un universo extremadamente dinámico. Su vibrante energía cambia constantemente. Y todo lo que emana de él es un estimulo. Si no aceptamos esta estimulación vital, cuando no podemos superar las “dificultades” que se presentan y lo que ello conlleva, contraemos nuestra vida, y entonces sentimos miedo, ansiedad, preocupaciones, fatiga, cansancio y al final terminamos exhaustos y/o enfermos.

Debemos recordar que desde que respiramos al nacer hemos dicho SI a la vida, al estímulo/estrés de la vida. ¿Así que cuales son las opciones?: buscar herramientas que nos ayuden a superar los retos que se nos presentan, a la manera en la cual interactuamos con esos estímulos, con todo aquello que sucede en nuestro entorno  y a la forma como los reconocemos y aceptamos.

La creación de Mandalas constituye una herramienta que puede ayudarnos. Uno de sus múltiples beneficios es que nos relaja, propicia la atención, incrementa la paciencia y mejora el nivel de concentración en general. Y como consecuencia, podremos expresarnos e interactuar mejor con el mundo exterior.

Si estamos tensos, cualquier cosa puede producirnos miedo, y bajo sus efectos la mente puede hacer asociaciones rápidas, sacar cosas de contexto, amplificar y exagerar las proporciones de lo que percibimos. Incluso, en esas condiciones solamente imaginar una situación estresante puede ser incluso peor que al realidad.

¿Qué hacer cuando nos enfrentamos a estímulos intensos y desestabilizadores como un huracán?. Tenemos dos opciones:

  • Podemos decidir permanecer en el caos de la periferia. Desde allí es poco probable que podamos centrarnos en algo. El rápido e intenso movimiento alrededor no deja que nos concentremos en algo en particular, es muy probable que nos encontremos nerviosos, frustrados por intentar una y otra vez  lograr cosas sin éxito, nos molestamos con mayor facilidad, nos sentimos cansados, extenuados, e incluso, si algo sale bien no lo disfrutamos.
  • O por el contrario, decidir atravesar la periferia y  llegar al centro: al ojo del huracán, donde todo está en calma. Sumergirnos en una actividad como la creación de Mandalas, nos ayuda en este propósito. Estando en esa zona interior nos sentimos con energía, estamos libres de tensiones y ansiedad, todo fluye de forma positiva y armoniosa, disfrutamos el momento presente, dejamos de ser tan críticos,  somos más espontáneos. Entramos en contacto con la quietud interior y por ello no reaccionamos ciega y rápidamente, sino que tomamos acciones.

Esto hace que la creación de Mandalas sea una potente herramienta que ayuda a superar el estrés. La próxima vez que te sientas sobrecargado de trabajo, ansioso por fechas topes de entrega, preocupado por alguna cosa, etc, prueba a crear un Mandala!!!!!!. Verás como el dedicar un par de horas a escucharte a ti mismo cambia tu perspectiva de las cosas.

¿Que es la CREATIVIDAD?

He intentado buscar su origen etimológico sin éxito. En algunas citas intentan definirla pero en realidad se basan en el origen  de crear, que proviene del latín creāre (engendrar, producir) y está  emparentada con crecere  (crecer). El diccionario de la Real Academia Española define la creatividad como “la facultad de crear y/o la capacidad de creación”. Así mismo, crear se define como “producir algo de la nada; establecer, fundar, introducir por vez primera algo, hacerlo nacer o darle vida en sentido figurado”. Teniendo todo ello en cuenta, la  CREATIVIDAD es una acción que nos permite hacer o traer a la existencia algo nuevo y único que no se desarrollaría de forma natural.

Todavía hoy en día, muchos consideran la creatividad un don divino, algo reservado solamente a un grupo personas “especiales” como Einstein, da Vinci, Shakespeare, etc. Probablemente ello se deba a la definición de crear como producir algo de la nada, lo cual nos hace pensar en Dios: el creador por excelencia. Pero esto no es cierto. Se sabe que todos somos potencialmente capaces de crear y tenemos la posibilidad de ser creativos.

Lo cierto es que la cualidad de ser creativos va disminuyendo en la medida que vamos creciendo, madurando y desarrollándonos, pues vivimos en una sociedad muy crítica, con muchas reglas y donde nos “enseñan” como deben ser las cosas, como debemos reaccionar ante determinadas situaciones, una sociedad donde todo está clasificado, etiquetado, y en la cual debemos “encajar”.

Por ello, van apareciendo cada vez nuevos obstáculos que frenan el desarrollo de nuestra creatividad. Algunos de ellos están asociados al entorno cultural donde nos desarrollamos, lo cual hace que intentemos adaptar la solución del problema de forma que sea aceptada por los valores de la sociedad donde vivimos. Otros van asociados con nuestros propios bloqueos emocionales, como pueden ser temer a equivocarnos o hacer el ridículo; nuestro deseo natural de sentirnos seguros; la excesiva valoración del éxito que nos impulsa a intentar lograrlo siempre;  cierto temor sobre lo que dirán o pensarán de nosotros si no damos una solución “lógica” acorde a lo que se espera, etc.

Este proceso de pérdida de la creatividad se inicia desde que entramos en el colegio. Seguramente recordarán alguien que dibujada arboles morados, soles verdes, cebras roji-negras, etc, y como ese tipo de dibujos iban desapareciendo a medida que nos enseñaban a dibujar las cosas de manera “real”, a ser objetivos, a usar la lógica, las matemáticas, el conocimiento científico basado en la evidencia y las estadísticas, etc.

Hay que reconocer que la creatividad no está vinculada únicamente al arte. También aparece y desempeña un importante papel en otras áreas como la ciencia, la tecnología, la ingeniería, la arquitectura,  los negocios, la enseñanza, y en todos los ámbitos del quehacer humano: nuestra forma relacionarnos con los demás, la manera de explorar nuestro entorno, forma de interactuar con el mismo, nuestra forma de reaccionar y comportarnos, como abordamos nuestros problemas, y como afrontamos los desafíos que se nos presentan para solucionarlos de forma innovadora.

Sin embargo, no podemos dejar a un lado que las obras de arte son verdaderas muestras visibles de la creatividad humana muy eficaces en la comunicación de nuestros valores interiores. Por ello, constituyen una herramienta poderosa y potente que ayuda a re-conectarnos de nuevo con la creatividad!!!

Más allá de definirla y hablar sobre ella, la Creatividad merece ser vivida, invita a experimentarla, a que cada uno la descubra, la desarrolle y la exprese. ¿Como?:   mediante la creación de mandalas. Anímate, comienza a crear mandalas!!!!

“La creatividad es permitir que algo suceda a través tuyo. No es hacer, es permitir. Es convertirte en un conducto para que la totalidad pueda fluir a través tuyo”. OSHO

BENEFICIOS DEL PROCESO DE CREACION DE MANDALAS

Leer sobre Mandalas, colorearlos, admirar y disfrutar aquellos creados por otros puede resultar una experiencia enriquecedora.

Sin embargo, nada de ello es comparable con la experiencia personal  de crearlos por nosotros mismos y a los beneficios que podemos experimentar durante este proceso de creación:

  • Al focalizar nuestra energía en una actividad que nos ayuda a centrarnos y explorar nuestro Ser Interior, nos permite experimentar sensaciones de paz, belleza, armonía, etc, estimulando de esta forma el flujo interno de energía sanadora.
  • Nos permite conectarnos con nuestra verdadera esencia. Por ello, constituye una herramienta muy útil para el crecimiento personal.
  • Ayuda a lograr una profunda relajación de la mente, permitiendo una reorganización energética que contribuye a superar la fragmentación psíquica y restablecer la armonía innata; despertando sensaciones de serenidad, plenitud y bienestar general (físico, mental y espiritual).
  • Al calmar la mente propicia la atención, la paciencia y mejora el nivel de concentración en general. Con ello, podremos expresarnos e interactuar mejor con el mundo exterior.
  • Facilita el proceso de conectar, desarrollar e incorporar en la vida diaria las Fuerzas de Iluminación del Alma: la alegría, el entusiasmo, la empatía, la apertura, la integridad y la dedicación a la verdad. Estos estados de ánimo o cualidades psicológicas, constituyen vehículos para que la Luz del Espíritu  brille con fuerza. Cultivarlas constituye en si mismo un trabajo de transformación personal.
  • Induce la expansión de la conciencia, despertando los sentidos y cambiando nuestra percepción sobre  las cosas y situaciones que nos rodean.
  • Facilita el descubrimiento de bloqueos internos, dificultades y limitaciones, y al hacerlos concientes facilitan su superación.
  • Propicia conectar con estados inspirados de creatividad.
  • Ayuda en el proceso de identificar, plasmar y manifestar las intenciones personales.
  • Permite una interiorización de los sentidos y de la consciencia, induce la quietud y silencia la consciencia mental ordinaria. Por ello, la creación de mandalas es considerada una meditación.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 166 seguidores