DESTELLOS DEL ALMA

Archivo para la Categoría "COMO CREAR TUS MANDALAS"

Creando Mandalas mediante la danza!

Heather Hansen performance

Este es otro ejemplo de cómo crear mandalas de una forma no tradicional.

louise21El CV de Heather Hansen  dice que es bailarina, pintora y escultora. Pero cuando vez lo que hace, te das cuenta de que es difícil describirla o encasillarla en alguna de estas categorías: realiza una fusión de todo ello y de una forma totalmente innovadora y creativa.

Su trabajo nos remite a los inicios del arte, cuando el artista sentía esa conexión indescriptible con lo divino y lo expresaba de alguna manera.

En sus actuaciones, se coloca sobre una gran hoja de papel, y realiza algo parecido a una meditación en movimiento. Deslizando su cuerpo con  ágiles y elegantes movimientos va definiendo líneas y curvas en el papel (usando carbón o pasteles que lleva en sus dedos). Al final, se van formando dibujos simétricos y Mandalas que son una “traducción” de sus movimientos al papel, y en los cuales se plasma el equilibrio emocional y la profunda conexión espiritual que siente durante el proceso de creación.

He aquí una muestra de alguna de sus actuaciones. Pueden ver mas en su web

Poder ver en vivo una de sus actuaciones debe ser una experiencia realmente enriquecedora!

heather (44 of 59)

Aprovechando las influencias astrológicas para definir tus objetivos en 2014.

Sagittarius_chart

Feliz 2014!!!

Estos primeros días del año nuevo constituyen un buen momento para reflexionar sobre lo que deseamos hacer y definir nuestras metas y nuevos objetivos.

Al hacerlo, tomo en consideración las energías planetarias con las cuales ha comenzado el año. Al igual que el caso de la carta natal de una persona, te indica la personalidad, sus potencialidades, los retos que tendrá que enfrentar, cuáles son sus puntos fuertes, las energías con las que cuenta y cómo manejarlas, etc.

En mi caso, me guio por el Zodiaco Sideral, que toma en consideración la posición del Sol con respecto a las estrellas fijas en el cielo y por tanto se basa en las posiciones actuales de las constelaciones.

El 2014 ha comenzado simultáneamente con el ciclo lunar, una peculiaridad poco común.  Además, se presenta una Gran Cuadratura. En un extremo se encuentra una acumulación de planetas en conjunción: La Luna, el Sol, Mercurio y Plutón; opuestos a ellos está Júpiter; y en cuadratura a este se encuentran Urano por un lado y Marte al otro. La presencia de Plutón hace que las energías que desprende esta distribución planetaria sean muy poderosas, y con seguridad marcarán significativamente este nuevo año. La esencia de la cuadratura es la fricción, y el efecto que produce es empujar hacia la acción, hacia la toma de decisiones. Una Gran Cuadratura es siempre un estímulo dinámico hacia la acción. Ignorarla constituye un gran riesgo.

carta astral Sideral inicio 2014

En el Zodiaco Sideral, la Luna aparece en medio del Arquero que simboliza la Constelación de Sagitario, en conjunción con algunas estrellas que forman parte de ella como Nunki y Astella. En conjunto, representan el punto donde dónde la  intención y la visión del Arquero se convierten en el poder y la concentración necesaria que impulsa y conduce la flecha hacia su objetivo. Sin embargo, llegado a este punto hay que soltar la mano y lanzar la flecha o de lo contrario seguimos paralizados sin concretar  aquello que nos hemos propuesto.

La energía de Plutón en Sagitario intentará romper y desmontar todo aquello que sea necesario para poner al descubierto nuestra gran verdad: aquellos objetivos en los cuales se combina mente y corazón. Además, como esta configuración planetaria también activa la cuadratura entre Pluto y Urano esta vibración energética seguirá desplegándose durante varios meses, enfatizándose  y profundizándose cada vez más hasta que podamos llegar a descubrir o precisar lo que en verdad nos interesa.

Por su parte, la ubicación de Mercurio en Sagitario ofrece una vibración que imprimirá mayor optimismo a nuestro pensamiento, nos inducirá a tener ganas de interactuar intelectualmente con otras personas, a explorar temas novedosos. Nos ofrece la posibilidad de expresarnos de forma auténtica, de forma totalmente honesta. Con este emplazamiento la verdad se impone como valor de comunicación permitiendo orientar nuestros pensamientos para encauzarlos y alinearlos con nuestra intuición.

Júpiter, ubicado en Géminis, comienza su nuevo ciclo sinódico con la Tierra en conjunción con Sirius y Canopus, dos de las estrellas más brillantes del firmamento. Las alineaciones con Sirius vienen acompañadas de enseñanzas, lecciones o acontecimientos de una proporción global muy profunda que incluso pueden catalizar un cambio evolutivo enorme. Por su parte, Canopus, que pertenece a la formación Argo Navis, representa y simboliza la responsabilidad de conducir nuestro curso evolutivo en concordancia con nuestros objetivos.

Podemos resumir entonces que lo que sugieren las energías planetarias en este inicio del año 2014 es que deberíamos trabajar en la búsqueda de nuestros ideales más puros, la importancia y necesidad de reconectarnos con nuestra pasión: eso que nos mueve e impulsa a descubrir aquello por lo cual vibramos aunque se encuentre bajo varias capas de justificaciones, de los “no puedo”, de “peros”, de “es muy difícil”, etc. La energía de Plutón con seguridad nos impulsará a dejar de lado modelos de comportamiento y formas de pensar que limitan nuestro avance!!!!!! En fin, que si estamos y nos mantenemos alertas, conscientes y en consonancia con las energías planetarias presentes en este comienzo de año, podremos actuar con coherencia interna y conseguir realizar nuestros sueños e ideales atravesando cualquier limitación o reto que se nos presente.

Para aprovechar esas energías planetarias en este inicio del año 2014, se puede crear un Mandala donde estén representados esos deseos nuestros, esos sueños alineados con nuestra verdad.

Si no has hecho un balance de tus experiencias en el solsticio de invierno o al final del año que ha terminado, aprovecha esta ocasión para que te sirva de punto de partida para la elaboración de dicho Mandala. Recuerda que es un momento de reflexión interior y sacralidad, para lo cual es mejor mantener un estado meditativo que te permita sacar los anhelos de tu corazón, no lo que te dicta solamente la mente.

sagitarioConstelación de Sagitario

 

CREACION DEL MANDALA CON NUESTRAS INTENCIONES Y OBJETIVOS PARA EL NUEVO AÑO.

Como he señalado, es importante hacerlo como un ritual, dándole toda la importancia y respeto que se merece este proceso creativo. Por ello, preparamos el lugar con intencionalidad, usamos algunos detalles para embellecerlo como por ejemplo unas flores, o una planta florecida, colocar algún paño o mantel que tengamos para ocasiones especiales, encendemos una vela al inicio para que su luz nos acompañe, etc.

Para crear el Mandala, sigue las recomendaciones de mi post anterior Como crear Mandalas. Puedes escribir los deseos, intenciones o resoluciones que tengas para este año en pequeños pedazos de cartulina o papel, sin juzgar su dificultad. Considéralos todos. Coloca los fragmentos de papel frente a ti, obsérvalos detenidamente, respira y trata de imaginar cómo te sentirías si los cumples. Inclúyelos en tu Mandala como figuras, símbolos o incluso escribirlos en partes del Mandala. Usa toda tu creatividad e ingenio. Disfruta el proceso!

Finalmente, coloca el Mandala en algún lugar donde lo veas constantemente para que te recuerde esos objetivos, ideas y deseos que te has fijado para el año. Será una manera de ayudarte a mantenerte centrado, consciente y actuar en consonancia con ellos.

MANDALAS PARA AYUDARNOS A PERDONAR.

¿Deseas ser feliz un instante? Véngate. ¿Deseas ser feliz toda la vida? Perdona. Henri Lacordaire.

 

Todas las religiones del mundo (cristianismo, hinduismo, budismo, judaísmo, confucianismo) recomiendan perdonar, ya sea como una manera de ser mejores individuos, mejorar nuestro karma o alcanzar el paraíso. Y quizás sea este el motivo por el cual muchas personas asocian el perdonar solamente con algo religioso o espiritual.

Pero ello no es cierto, perdonar debería ser una práctica a incorporar por todos en nuestra vida diaria porque nos afecta profundamente: la incapacidad para perdonar y aceptar el presente tal y como es produce infinita tristeza, sufrimiento, sentimientos de culpa, lamentaciones, mucho resentimiento, pena y amargura. Sin embargo, perdonar nos permite superar el dolor, la tristeza,  la ira, etc y avanzar hacia la superación del pasado, aliviando el presente y liberando nuestro futuro.

Frederick Luskin,  profesor de medicina de la Universidad de Stanford, fundador del “Stanford Forgiveness Project” y autor del libro  “Perdonar es sanar”, es una de las personas que han estudiado este proceso desde el punto de vista científico y médico,  y separándolo del ámbito religioso/psicológico. Los resultados obtenidos en sus investigaciones demuestran que cuando una persona condona una ofensa su vitalidad y energía física se incrementan, mejoran sus patrones de sueño, se vuelven optimistas, se reduce la presión arterial, etc. Por el contrario, aquellos que siguen enganchados en la ofensa queriendo vengarse y son incapaces de perdonar, presentan una mayor probabilidad de padecer enfermedades del corazón, cáncer, tensión arterial elevada, tensiones musculares, etc, debido a que nuestro organismo produce toxinas que afectan los sistemas cardiovascular, digestivo y nervioso.

Por ello, cuando perdonamos (sea a nosotros mismos o a otra persona) se inicia un potente proceso de sanación.

Perdonar es un acto de consciencia, es una manera de tomar las riendas sobre algo que nos ha perjudicado. Es tomar la decisión de dejar de vivir en el rencor, la ira, la frustación, la depresión y el papel de víctima.

Sin embargo, debemos tener claras las diferencias entre perdonar y disculparse. Cuando nos disculpamos, justificamos y exculpamos los motivos que determinaron nuestra acción para que quien se haya sentido afectado pueda comprendernos. Pedir perdón es algo mucho más profundo: es asumir con honestidad la totalidad de nuestras acciones, sentir todo el mal que hemos producido y aceptar que aunque no podamos repararlo lo sentimos, nos arrepentimos de ello.

Cuando perdonamos no olvidamos lo que ha pasado; simplemente lo podemos recordar sin sentir dolor, sin tener una herida abierta.  Al hacerlo, abandonamos las quejas y la tristeza, dejamos de vivir en el pasado y permitimos al presente ser como es. Y entonces ocurre en nosotros una transformación, tanto interior como exteriormente…..

Perdonar puede ser difícil para algunos. En esos casos, hay que comenzar poco a poco. Una manera adecuada es cultivar y practicar la empatía: hacer un esfuerzo para reconocer y tratar de comprender los sentimientos, las  actitudes y las circunstancias que indujeron a otros a ofendernos. Este sería un paso anterior que nos preparará hacia el perdón.

CREANDO UN MANDALA PARA PERDONAR.

Sigue las instrucciones que  he explicado  en la entrada COMO CREAR MANDALAS (2da parte).

Antes de comenzar, piensa sobre las cosas, comportamientos, conflictos, etc que te han afectado, ofendido, etc. Realiza un inventario de todo ello y del daño que te  produjeron, incorporando también aquellos actos nuestros que hayan podido herir, ofender, o  perjudicar a otros. Pregúntate: ¿a quien necesito perdonar?, ¿a quien le pediría perdón?, ¿porqué estoy aferrado a estas emociones?. Lo más  importante de este ejercicio es la evaluación honesta de tus sentimientos.

Comienza a dibujar tu Mandala siendo que verdaderamente perdonas a quienes te han ofendido, perdónate a ti mismo, escribe las frases que se te ocurran, introduce símbolos, figuras, etc. Cuando hayas completado el Mandala, obsérvalo detenidamente, siéntelo en su totalidad…

Una opción es regalarle el Mandala a la persona que deseas perdonar o que deseas que te perdone. Hacerlo es un potente acto que requiere mucho compromiso, fuerza de voluntad, capacidad de decisión y desde luego, verdadero deseo de practicar el perdón.

Recomendaciones:

  • Ver Invictus (dirigida por Clint Eastwood).  A pesar de lo que describe la sinopsis, la verdad es que la película analiza, expone y disecciona el verdadero significado de perdonar y el esfuerzo que ello conlleva.
  • Quien ama No necesita perdonar. En esta enseñanza de Buda se va un paso más allá y se describe profundamente el poder del perdón.

BENEFICIOS DEL PROCESO DE CREACION DE MANDALAS

Leer sobre Mandalas, colorearlos, admirar y disfrutar aquellos creados por otros puede resultar una experiencia enriquecedora.

Sin embargo, nada de ello es comparable con la experiencia personal  de crearlos por nosotros mismos y a los beneficios que podemos experimentar durante este proceso de creación:

  • Al focalizar nuestra energía en una actividad que nos ayuda a centrarnos y explorar nuestro Ser Interior, nos permite experimentar sensaciones de paz, belleza, armonía, etc, estimulando de esta forma el flujo interno de energía sanadora.
  • Nos permite conectarnos con nuestra verdadera esencia. Por ello, constituye una herramienta muy útil para el crecimiento personal.
  • Ayuda a lograr una profunda relajación de la mente, permitiendo una reorganización energética que contribuye a superar la fragmentación psíquica y restablecer la armonía innata; despertando sensaciones de serenidad, plenitud y bienestar general (físico, mental y espiritual).
  • Al calmar la mente propicia la atención, la paciencia y mejora el nivel de concentración en general. Con ello, podremos expresarnos e interactuar mejor con el mundo exterior.
  • Facilita el proceso de conectar, desarrollar e incorporar en la vida diaria las Fuerzas de Iluminación del Alma: la alegría, el entusiasmo, la empatía, la apertura, la integridad y la dedicación a la verdad. Estos estados de ánimo o cualidades psicológicas, constituyen vehículos para que la Luz del Espíritu  brille con fuerza. Cultivarlas constituye en si mismo un trabajo de transformación personal.
  • Induce la expansión de la conciencia, despertando los sentidos y cambiando nuestra percepción sobre  las cosas y situaciones que nos rodean.
  • Facilita el descubrimiento de bloqueos internos, dificultades y limitaciones, y al hacerlos concientes facilitan su superación.
  • Propicia conectar con estados inspirados de creatividad.
  • Ayuda en el proceso de identificar, plasmar y manifestar las intenciones personales.
  • Permite una interiorización de los sentidos y de la consciencia, induce la quietud y silencia la consciencia mental ordinaria. Por ello, la creación de mandalas es considerada una meditación.

COMO CREAR MANDALAS (2da parte)

  

Antes de  pasar al trabajo creativo en sí, considero fundamental que tomemos consciencia de la necesidad de alimentar este proceso con un estado meditativo, con un poco de silencio, inspirándonos en esa fabulosa frase de Swami Omkarananda que dice: Orar es cuando tú hablas y Dios escucha. Meditar es cuando Dios habla y tu escuchas

Materiales de trabajo.

Necesitarás lo siguiente: papel o cartulina de color negro;  lápices de colores (blanco, rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta); Bolígrafos de gel (dorado, plateado o varios colores); compás; regla; sacapuntas.xgd

 Preparación inicial.

En primer lugar, es importante que te asegures de disponer de al menos un par de horas libres sin interrupciones y desconectar el teléfono.

Coloque cerca todos los materiales para evitar distracciones al no  tener que levantarse del lugar.

Seleccione una música que le agrade (la música sacra es especialmente adecuada).

 Proceso de creación del MANDALA.

Siéntese confortablemente, manteniendo una posición cómoda pero con la columna vertebral lo más recta posible.

Con los ojos cerrados, realice tres respiraciones profundas poniendo atención a las mismas, sobre todo durante la exhalación.

Continúe respirando pausadamente manteniendo la atención en el área del pecho. Sienta el palpitar de su corazón, percibiendo como los sonidos del exterior se van haciendo cada vez menos intensos para dar paso a los sonidos internos. Poco a poco conecte con la paz que le rodea. Permítete fluir, estando atento a las sensaciones y emociones que surgen.  Permanezca en este proceso unos 15-20 minutos como mínimo, atento a cualquier símbolo, imagen o idea que aparezca durante la meditación.

Cuando se sienta listo, respirando profundamente varias veces, abra lentamente los ojos y ubíquese en  una posición cómoda para dibujar. Déjese llevar por lo que ha sentido durante la meditación y trasládelo al papel. Recuerde que el dibujo será solamente una expresión física de un símbolo que refleja un patrón particular de pensamiento, una idea,  o un mensaje que ha surgido desde su propio centro.

Durante el proceso de creación del MANDALA, deje que brille su propia Luz. Cambie el trazo, el tamaño, las formas, guiándose por su intuición. Sin esfuerzos, intente crear un sentido de iluminación en el dibujo.

Mientras dibujas, mantén el silencio y la concentración, para poder conectar y sentir lo que te refleja el MANDALA. Tómate el tiempo necesario para crearlo e iluminarlo.

Cuando sientas que has terminado, cierra los ojos y toma varias respiraciones para conectar nuevamente con tu centro.

 Meditación con el MANDALA.

Coloque el MANDALA que ha creado a la altura de sus ojos, y a una distancia no mayor que el largo de sus brazos.

Cierre los ojos por unos instantes, respirando lenta y profundamente.

Abra los ojos cuando esté listo. Observe por un rato el MANDALA que ha creado. Déjese llevar por los colores, las formas, los símbolos, el flujo de energía impresa en el mismo e intenta (sin esforzarte) percibir el MANDALA con todo el cuerpo y  no sólo con la vista. Comunícate con su luz. Disfruta este símbolo que se ha manifestado e intenta comprenderlo desde el corazón. No juzgues lo que ves, no lo compares con nada, solamente siéntelo.

Anota las cosas que vienen a tu mente, los sentimientos que te genera el MANDALA, lo que te trasmite. He ahí una fuente de sabiduría que brota de tu propio interior.

    

COMO CREAR MANDALAS (1ra parte)

¿Qué debemos hacer para crear nuestros propios MANDALAS?

Muchos creen que se necesita algún tipo de experiencia artística, o alguna preparación religiosa en particular. En realidad, basta con querer descubrir quienes somos realmente y estar dispuestos a ampliar nuestra conciencia.

Por ejemplo, sabemos que el universo está formado por energía, y la física cuántica ha demostrado que aunque los objetos (y nosotros mismos) parezcamos sólidos, en realidad no somos más que energía en movimiento, en constante vibración.  Por ello, cuando vayas a crear tus MANDALAS, no pienses que usas lápices de colores: en realidad estas empleando vibraciones de color, pura luz. Solo con este pequeño cambio de percepción notarás un cambio notable en tu creación.

Otro punto importante a considerar es no permitir de ninguna manera que la mente juzgue el trabajo que vas realizando, o que lo compares con ejemplos que has visto en libros. Es imprescindible mantenerte abierto a recibir durante el proceso y no tener expectativas sobre los resultados. No vas a crear un MANDALA para una exposición o un museo, vas a crear algo que para ti es importante expresar. La idea inicial o el bosquejo es sólo una pauta para comenzar. Este proceso creativo, si estas conectado contigo mismo, te llevará a un estado de fluidez en el cual tu y el MANDALA serán uno con el todo.

Si puedes, considera la posibilidad de crear un espacio sagrado para el trabajo con los MANDALAS, pues ello proporciona un receptáculo seguro para acoger y congregar las energías de  transformación y sanación. Te permitirá relajarte con el solo hecho de estar allí y con el paso del tiempo se vuelve un lugar donde puedes sentir la silente presencia divina.

Aunque se pueden realizar usando cualquier tipo de medio artístico y diferentes materiales, propongo hacerlos empleando  el proceso desarrollado por Dr. Judith Cornell (www.mandala-universe.com), creadora de un original sistema holístico del empleo de los Mandalas en procesos de sanación y autora galardonada por sus libros relacionados con este tema.

Usaremos papel o cartulina negra y siete lápices de colores: blanco, rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta. Luego se pueden incorporar otros colores o geles metálicos. Para muchos, trabajar sobre papel negro puede parecer “raro”. Sin embargo, piensa en la cartulina negra  como el universo en sus inicios: algo que contiene todo lo que es posible crear pero que aún  no ha sido creado, que aún no se ha manifestado. A partir de ahí, mediante la luz de los colores, vamos  a  manifestar nuestra creación personal.

Y recuerda siempre: el énfasis del proceso de creación de Mandalas no está en el  producto final sino en el propio proceso creativo. Como resultado directo de éste se aprende a observar y a responder a los eventos de la vida cotidiana desde nuestro centro de calma interior, en lugar de reaccionar a los mismos desde la mente ordinaria. Cuando estamos centrados y conectados con nuestra esencia, nuestro corazón es como un Mandala multicolor completamente radiante y abierto que nos permite avanzar decididamente y sin miedos en nuestro camino personal, creciendo espiritualmente.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 266 seguidores